El Espíritu del 48 El Espíritu del 48  
Google  
 
Web www.elespiritudel48.org
  >   Inicio    Historia Revolución    Documentos    Donar  

María Isabel Carvajal (Carmen Lyra)

Reseña Biográfica de María Isabel Carvajal (Carmen Lyra)
(1888-1949)


Tomado de la Revista Comunicación del ITCR
Por Gerardo Contreras y Ana Irene Villalobos,
profesores Asociados de la Escuela de Estudios Generales
de la Universidad de Costa Rica.

Nota introductoria del editor del espiritudel48.org: Debo señalar dos datos que me parecen históricamente incorrectos de esta reseña. El primer dato se refiere al seudónimo de Carmen Lyra, donde claramente la propia María Isabel Carvajal dijo que tenía que ver con su estancia en Chile y las estaciones (paradas) de un tranvía de Santiago, que viajaba de Carmen a Lyra. El segundo dato tiene que ver con lo que los autores de la reseña llaman "exilio" de Carmen Lyra después de la Revolución. En realidad, la salida de ella, se debió a razones de seguridad para garantizar su vida; nunca hubo una orden o decreto para enviarla al exilio.


Resumen

El presente artículo analiza la vida y la obra de la conocida autora costarricense María Isabel Carvajal, conocida en el mundo literario con el seudónimo de Carmen Lyra. Además de presentar las diferentes facetas de la escritora se hace mención a la vigencia de sus ideas políticas y pedagógicas.

Aspecto Biográfico

María Isabel Carvajal, nace en el año de 1887, llamada por el escritor costarricense Roberto Brenes Mesén , “hija del amor”, por ser hija natural. Su nacimiento no estuvo dentro de un marco de vida hogareña, por lo que sus primeras narraciones incluyen temas de carácter social.

Tiene una vida paralela a la de don Omar Dengo, educador y fiel prototipo de la enseñanza como modelo de la formación humanística. Huérfana, es abandonada por su padre. En su juventud se beneficia con la Ley General de Educación, al crearse el Colegio Superior de Señoritas, en donde logra graduarse como Maestra Normal en 1904. En el año 1906 ingresa a trabajar en el Hospital San Juan de Dios y conoce al Dr. Ricardo Moreno Cañas. La familia quiere que se ordene como monja para cubrir los pecados de su madre, pero se da cuenta que le falta vocación, ya que su espíritu dinámico distaba mucho de la forma dogmática del servicio de las religiosas, considerando que los problemas sociales que afectan al país, desde inicios del siglo, no se solucionan con procedimientos débiles y cosméticos.

Intensamente buscaba resolver los problemas sociales en la lectura de textos literarios y a pesar de su timidez lograba incrementar significativamente todo ese nivel de conocimientos necesarios para la toma de decisiones.

Sus primeros relatos demuestran que sus personajes, víctimas del destino en una sociedad que los oprime, al final de los acontecimientos y las acciones salen victoriosos con el uso de su astucia.

Su seudónimo artístico, Carmen, lo adquiere por el lugar de nacimiento y su apellido Lyra, se lo incorpora al ser precisamente el instrumento que ella tocaba en momentos de gloria.

En 1910 tiene una importante participación en la fundación del Centro Germinal y junto con don Omar Dengo y Rómulo Tovar se dedican al estudio y divulgación de los problemas políticos, sociales y económicos que afectaron la vida del país. Además, este centro se dedicó a alfabetizar a la clase obrera. En 1914, cuando se inicia la Primera Guerra Mundial, asume la dirección de la Revista Artística y Pedagógica Renovación y se dedica a publicar una serie de artículos periodísticos y de cuento; pero no es hasta 1918, cuando se publican los libros “Juan Silvestre” y “En una silla de ruedas”. Al respecto ambas obras sustentan y enriquecen significativamente las letras costarricenses.

En cuanto a la novela “En una silla de ruedas” don Abelardo Bonilla expresa que, “ es una versión poética y sentimental del costumbrismo, que en este caso es accidental y puramente escenográfico” (González, 1977: 18). Además la novela da pie a la identificación de personajes, que mediante la descripción de retratos notables y simbólicos se advierte cierta simpatía, tanto por sus virtudes como por sus debilidades.

En relación con su obra “Cuentos de mi tía Panchita”, publicada en 1920, Carmen Lyra nos ofrece, de una manera singular y apropiada veintitrés relatos de tradición popular, los cuales resultan novedosos y profundamente literarios. En sus narraciones, la raíz es el pueblo, se nota una suave ironía, una burla amable, un sentimiento propio de tristeza de alma, se evoca el paisaje y a la vez se proyecta una crítica punzante y con un profundo sentido de denuncia.

En 1919 Carmen Lyra dirige una manifestación de maestros contra el gobierno de los Tinoco, lo que culmina con la quema del periódico “La Información”.

En el gobierno de don Julio Acosta, es enviada a Europa en un viaje de estudios, en donde se especializa en lo que se conocía como Jardín de Niños. Además se relaciona con las ideas comunistas y traduce al español el Manifiesto Comunista.

En 1921 desempeña una Cátedra de Literatura Infantil en la Escuela Normal de Costa Rica. En 1926 funda en San José la Escuela Maternal de Montes Sabrina (Jardín de niños). En 1931 entra a formar parte de la dirección intelectual del partido Comunista y colabora con el periódico El Trabajo; siendo aquí en donde su carácter de protesta llega a su clímax. En 1933 abandona su profesión de maestra por los ideales que defendía, al ser destituida por el Ministro de Educación, don Teodoro Picado, durante la administración de Ricardo Jiménez.

En 1948 con motivo de la revolución armada, José Figueres Ferrer expulsa a los comunistas del territorio nacional, Carmen Lyra es exiliada a México en donde muere el 13 de mayo de 1949.

Aspecto Económico Social

El desarrollo político y social de Carmen Lyra se da en el momento en que el capitalismo a nivel mundial y nacional se está resquebrajando, principios del siglo XX. Con el ejercicio de su profesión de maestra y su espíritu cuestionador es testigo de la magnitud de problemas sociales que afronta Costa Rica en esta época; a saber 1900.

Al respecto la escritora costarricense Luisa González escribe lo siguiente: “Carmen Lyra no se conmueve por una catástrofe, por una lágrima, sino por una sonrisa de una sonrisa de una harapienta”.(González 1976:45)

Con el pasar del tiempo y su participación en la política nacional, mediante sus artículos periodísticos de denuncia y por supuesto sus vínculos con las doctrinas comunistas, comprueba que como simple maestra no puede desarrollar soluciones prácticas y definitivas para el mejoramiento de su país. Se da cuenta que la desnutrición, el analfabetismo y la pobreza no son problemas sociales sino la consecuencia de problemas mayores. Ya una vez inmersa en la vida política y más propiamente en las doctrinas comunistas, sobrevino un hecho económico a nivel mundial sumamente importante, cual fue la depresión de 1929, con lo cual los partidos que defendían las clases desposeídas se ven fortalecidos y así en los años siguientes, el Partido Comunista adquiere gran auge, como se advierte en 1934 con la huelga Bananera en donde se adquiere el mayor apoyo del sector laboral. Aquí Carmen juega un papel trascendental en la huelga. Se inspira y escribe su obra “Bananos y Hombres”, uno de los primeros textos que trata el tema bananero, en donde cobra especial interés la denuncia, la importancia trascendental y la elevada producción del banano, por encima de la vida y la seguridad del hombre, se advierte el personaje colectivo, como lo es el caso de la mujer de esa zona y los problemas que conlleva este escenario; a saber la presencia de la prostitución, enfermedades, ignorancia y otros. .

En 1942 el gobierno de don Rafael Angel Calderón Guardia, el partido comunista, la Iglesia y el gobierno promulgan las leyes que concedían al pueblo las garantías sociales.

Para concluir es importante destacar, que es aquí en donde se manifiesta la importancia que tuvo esta mujer en la concepción de la Patria y es por ello, que en 1975 la Asamblea Legislativa la nombra Benemérita de la Patria.

Aspecto Político
Pensamiento Político de Carmen Lyra

El pensamiento político de Carmen Lyra fue muy dinámico, ajustado a las realidades políticas e históricas de la época. Su pensamiento proyectado en sus páginas literarias, conforman grandes principios de solidaridad humana consciente y enraizada en las luchas políticas. Se relaciona políticamente en el Centro Germinal, pertenece a las Ligas Cívicas, cuyos motivos eran la conspiración y denuncia.

Se puede decir que Carmen participó en la llamada época de oro de las luchas sociales de Costa Rica.

Es digno de mencionar, que desde años atrás se venía gestando entre otras cosas, la jornada de ocho horas, el seguro contra accidentes laborales agrícolas, la educación de la mujer, el derecho a la huelga y el poder político del pueblo. Además junto con don Omar Dengo, García Monge, Rómulo Tovar, José María Zeledón, se formó la Liga Cívica que buscaba la nacionalización de los servicios eléctricos. Cabe anotar que durante esta época, Ricardo Jiménez, primera administración 1910 – 1914, estaba en contra de los monopolios bananeros y eléctricos, lo cual significó un apoyo importante a la Liga Cívica por parte del gobierno de los Tinoco. En ese mismo año, Julio Acosta en reconocimiento de su trascendental participación en el derrocamiento de los Tinoco, la envía a Europa en donde adquiere influencias políticas que afinan su espíritu y vocación anti- imperialista y es donde tiene su primer contacto con el Manifiesto Comunista, el cual traduce luego al español.

Siente simpatía por los movimientos reformistas latinoamericanos, centrados en el anti - imperialismo, como romanticismo revolucionario antes que como ideología definitiva. Al regresar a Costa Rica, debido a la gran depresión que se desarrollaba especialmente en los Estados Unidos y en los países industrializados, disminuye la exportación y se bajan los precios, lo que generó mayor desempleo en Costa Rica. De los desempleados se funda el Partido Comunista al que se une Carmen, siendo la primera mujer que figura políticamente en Costa Rica; es aquí en donde se afirman sus convicciones políticas y su oratoria contra las injusticias y dictaduras y el sistema imperante de la época.

Carmen Lyra dice:

“Los comunistas de este país no tienen odios engendrados contra nadie, sería muy cómodo hablar contra la mentira, la injusticia, el robo y la explotación. Pero hablamos y decimos nombres de quienes mienten, roban explotan, etc.” (Periódico Trabajo 1932: 4).

En 1933, durante la segunda administración de don Ricardo Jiménez, arraigada a sus ideas comunistas, Carmen Lyra se pronuncia en contra del gobierno y es destituida del Magisterio Nacional; se dedica entonces a sus labores periodísticas en el periódico “El Trabajo”, desde donde denuncia la corrupción del gobierno.

El Partido Comunista toma un papel culminante, en los cambios políticos de nuestra patria. Por ejemplo en 1934 la huelga bananera paralizó a 15.000 trabajadores siendo Carmen Lyra la primer mujer que se desplaza a la zona bananera. Posteriormente, en los años 40 las reformas sociales dadas en la administración del doctor Rafael A. Calderón Guardia, el partido comunista y la Iglesia forman una trilogía importante que viene a revolucionar toda la estructura social que hasta la época había estado implantada. Luego en 1948 pasada la Guerra Civil en Costa Rica, la Junta Fundadora de la Segunda República expulsa a los calderonistas y a los comunistas del país por considerarlos peligrosos para el orden público. Es aquí donde Carmen Lyra al ser miembro del partido Comunista se convierte en la mujer más perseguida políticamente y es exiliada a México. En síntesis su pensamiento político lejos de todo color partidista fue importante para el cuestionamiento del Status quo y para aminorar los abusos de la clase capitalista. Al respecto menciona lo siguiente:

“El comunismo no es invento de nadie, es una consecuencia de los abusos del capitalismo. Si el comunismo es exótico en Costa Rica, también es exótico el capitalismo que es su padre” (Periódico Trabajo 1934:3).

Aspecto Educacional

Desde niña, Carmen Lyra siempre figuró entre las mejores. Al llegar a su adolescencia, decidió entregar su vida a Dios e ingresó al convento a realizar sus estudios, al finalizarlos se le negó el título por ser hija natural, razón por la cual se trasladó al Colegio Superior de Señoritas en donde se formó como educadora.

Al graduarse, formó parte del equipo de maestros del Edificio Metálico junto a Luisa González. Siendo educadora, luchó contra la dictadura de los hermanos Tinoco organizando una gran marcha a la que además de maestros, se les unió el pueblo entero, decidiéndose quemar el periódico “La Información”, propiedad de gobierno; de esta manera se marcó el declive de la dictadura Tinoquista.

Al caer el gobierno, después de las elecciones, ingresó al poder don Julio Acosta García, quien donó tres becas a Europa a los valientes maestros, para instruirse y transmitir su sabiduría al pueblo costarricense.

Ya en Italia, Carmen Lyra adoptó el método de María Montessori y se especializó en la Enseñanza Preescolar. Regresó a Costa Rica como una verdadera líder en pedagogía y volvió a su trabajo de maestra.

Al fundarse en 1915 la Escuela Normal, funge como profesora de Literatura Infantil y establece junto con Omar Dengo y otros, el Centro Germinal, en donde se instruía a agricultores y obreros. Este centro funcionó en las noches y es aquí en donde brota la reacción de los intelectuales unida a la clase obrera.

El 26 de mayo de 1926, por primera vez en la historia costarricense se abren las puertas de un centro de enseñanza preescolar: “La Escuela Materna Montessoriana”, al mando de doña Carmen, Luisa González y Margarita Castro; en dicho centro se luchó por la integridad del niño como persona, se mostró una gran preocupación por su alimentación, instrucción, sus ideales y su vida en general.

Durante este tiempo, en que las maestras se van introduciendo en la política, son destituidas y reemplazadas; marcando esto el inicio de Carmen Lyra totalmente politizada y luchadora insigne de las ideas libertarias.

Carmen Lyra, en su producción literaria supo conjugar su pensamiento mediante su estilo propio en diversos géneros, prueba de ello es que supo vivir para el pueblo como educadora, ciudadana y escritora de grandes e insignes pensamientos.

Vigencia actual

Ha pasado más de medio siglo de la desaparición física de nuestra connotada escritora y política María Isabel Carvajal, pero con convicción, Carmen Lyra es de esos seres humanos que nunca mueren, porque sus ideales de justicia social se mantienen incólumes a pesar del paso del tiempo.

Cómo hoy no va a estar vigente la autora de “Los Cuentos de mi tía Panchita”, cuando allá por las décadas de los 20 y 30 del siglo pasado enarboló con ahínco la lucha por el derecho inalienable del voto para la mujer y con ello ampliar y fortalecer el régimen democrático costarricense y precisamente en los últimos años las mujeres en nuestro país, han dado una lucha inclaudicable por construir espacios para su empoderamiento y posicionamiento en la sociedad actual.

De modo que, cuando auscultamos en los instrumentos jurídicos tales como la Ley de Igualdad de Oportunidades, Ley del Acoso en el Empleo y la Docencia, Ley de Violencia Doméstica, Código de Familia, Ley de Paternidad Responsable, en toda esa legislación está presente el espíritu crítico – constructivo de Carmen Lyra, pues de modo precoz esos fueron sus ideales cuando incursionó en la vida social y política de nuestro país.

Asimismo, Carmen Lyra está vigente en cada centro infantil, guardería, centro de atención integral a los niños y niñas, porque ese fue precisamente columna vertebral en su quehacer pedagógico.

También Carmen Lyra con su espíritu de entrega al lado de Ricardo Moreno Cañas acompañó recientemente a la sociedad civil costarricense en la lucha por preservar para el patrimonio nacional el monopolio de la energía eléctrica y de telecomunicaciones, en un momento en que algunos hijos de la patria estaban dispuestos a vender “las joyas de la abuela”, sin importarles su impacto en resto de la sociedad.

En gesta heroica popularmente bautizada “La lucha contra el Combo del ICE”, retomamos el espíritu de lucha, el auténtico patriotismo que otrora en los años 30, Carmen Lyra y otros patriotas, plantearon en la Liga Cívica para impedir que el capital transnacional de la Electric Bond and Share se hiciera dueña por siempre de nuestro patrimonio energético.

Esa es una muestra elocuente y fehaciente de cómo la acción y el pensamiento, valga decir, la praxis de esta mujer ejemplar, está vigente en la Costa Rica contemporánea.

Bibliografía

  • Barahona, M.( 1995). Las Sufragistas de Costa Rica. San José, C. R.: Editorial Costa Rica.

  • Documentos. Colección Periódico Trabajo, Biblioteca Nacional. San José. Costa Rica.

  • González, L.. y Sáenz C. (1977). Carmen Lyra. San José, C. R.: Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes.

  • González, L. (1976). A ras del suelo. San José, C. R.: Editorial Costa Rica.

  • Lyra, C. (1983). Cuentos de mi Tía Panchita. San José, C. R.: Editorial Costa Rica.

  • Picado Gómez, M. (1983). Literatura. Ideología Crítica San José, C. R.: Editorial Costa Rica.

  • Quesada, A. (1996). Antología del relato costarricense Segunda Edición, San José, C. R.: Editorial Universidad de Costa Rica.

  • Quesada, A.(1986). La Formación de la narrativa nacional Costarricense (1890-1910). Enfoque Histórico social. San José, C. R.: Editorial Universidad de Costa Rica.

  • Rojas, M. y Ovares, F (1995). 100 años de Literatura Costarricense. San José, C. R.: Editorial Norma,

  • Solís, M. (1998). La identidad Mutilada. San José, C. R.: Editorial Universidad de Costa Rica.

Copyleft © elespiritudel48.org Todos los derechos reservados
E-Mail: webmaster@elespiritudel48.org